Desde la adolescencia me di cuenta que mis labios vaginales, externos e internos eran más grandes de lo que tenían el común de las mujeres. Yo siento que esta situación fue aumentando con el paso de los años,y después de ser madre de 3 hijos, llegué a odiar el aspecto estético de mi vagina, la encontraba horrible, la asociaba con una imagen masculina, se veía abultada sobretodo con traje baño y calzas, pero era un tema que no comentaba con nadie. La verdad que en mi caso era algo que quería hace tiempo, pero me daba mucho susto... Pasaron los meses y decidí operarme , contacté al doctor y quedamos en la fecha el 2 de julio. Me acompañó una amiga, me operé, (te duermen y no te enteras de nada), en la tarde me fui a la casa. Los primeros días sí tuve dolor, muy soportable, (mi operación era de labios mayores y menores), pero mirarme y ver mi vagina como siempre la quise, vale la pena todo, lo haría de nuevo, y de lo único que me arrepiento es no haberlo hecho antes, me cambió la imagen sobre mí, me dio más seguridad, me puedo poner ropa que antes no usaba. En resumen y aunque suene cliché la operación me cambió la vida y mi manera de enfrentarla.

La intervención es corta, indolora y la recuperación es rapida, los Puntos se caen solos a los pocos días, pero Lo más increíble aún, es el resultado, La Dra Lambois sin dudas es especialista en el tema y todo el proceso es muy grato. El equipo de la Dra es un amor y siempre te sentis muy contenida por todos. Luego es todo disfrutar ! Los recomiendo y volvería a elegir !

Desde que nació mi hijo, luego de la episiotomía nada fue igual. Luego de 13 años buscando otra información descubrí esta clínica y decidí hacer consulta. De inmediato se comunicó muy atentamente Lorena quien me otorgó un turno para consulta (he aquí una crítica constructiva: deberían respetar el horario que se otorga y no guíarse por el horario de llegada). Mi primer consulta fue con José María, muy amable y confiable. Me explicó claramente todo el procedimiento y evacuó todas mis dudas. Asimismo insistió en que ante la mínima inquietud no dudara en llamar. Llegada la cirugía me encontré con una clínica higiénica y con personal muy amable, desde la secretaria hasta mucamas. Una vez en la habitación (la cual es muy confortable) me indicaron que me bañara y que luego vendría el médico a buscarme. Una vez finalizada la ducha, llegó José Luis y me realizó una entrevista transmitiéndome mucha tranquilidad, hubo fotos, cuestionario e indicaciones. Todo se desarrolló en un clima muy ameno, hasta en el quirófano había música (la que yo escucho siempre). En menos de lo que imaginé ya estaba nuevamente en la sala. Estuve sola, la enfermera ingresaba cada tanto a preguntarme como estaba y sentía. Antes de darme el alta recibí nuevamente la visita de José Luis, charla, indicaciones, recomendaciones y otra vez la insistencia de no dejar de llamar o consultar ante la mínima inquietud. Fui a 2 consultas post operatorio con José María. Todo muy bien. Recomiendo la cirugía y a los cirujanos 100%.